martes, 8 de marzo de 2016

el lunes comienzo, no mejor el martes

Estos meses, de ansiedades, de paz, de amor, de tranquilidad y fútbol, trajeron unos kilos de más. Dicen que el amor engorda, porque disfruta aquello que se sienta a comer.
Este fin de semana, de mucha comida, decidí comenzar la dieta. Abandonar algunas cosas y sumar, nuevamente, las corridas.
Ayer tenía unas horas de espera por el centro.  Luego de pasar por la oficina de la amiga B. me fui a tomar un café y leer Herejes, de Padura que recién comienzo. Por mis adentros, sabía que me sentaría en una heladería, para luego tomar café. Para mi es la mezcla perfecta. De postre un café.
Frente a la oficina donde tenía la reunión, estaba chungo. Pedí helado, sabiendo que no me gusta. Pedí dulce de leche granizado y mandarina. Lo terminé y pensé....rompí mi dieta por este helado....qué poca tenacidad! Pedí el café, y peor aún, horrible.
Lo único que salvo fue Herejes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada