viernes, 18 de mayo de 2012

Dumbo, un helado sin palabras

La decisión de tomar helado aparece en mi cabeza  en diversos momentos. A veces cuando camino por la calle y veo una heladería, pero otras tantas es pensada. Es decir, durante el día me dan ganas y pienso: dónde voy a la tarde?, qué heladería hay cerca?. Así decido comer helado. 
El otro día almorcé muy poco, un cuarto de tarta. Una porción chica. Me quedé con hambre por lo que decidí que a la tarde iba a comer helado para lograr estar con el estómago en paz. 
Un compañero de la oficina me dejó en La Plata y Rivadavia. Tenía que ir para el centro y recordaba que por Almagro había una heladería que me recomendaron (en este caso Mariana Cahn). Iba pasando por varias y ninguna me tentaba. Me decía y redecía que esa no podía ser. De repente, veo una, su cartel señala que está desde 1942. Digo: es esta! 
Entro, pido un vaso mediano. el tamaño que más sale por estos días. El cobrador es el vendedor pero en ningún momento me apura. Respeta el tiempo de la elección. Hay muchos gustos que merecen ser probados. El dulce de leche es obligado. Pido Granizado. Mientras lo indago sobre una crema que se llama "Super Hit", sobre el "manjar blanco" y demás. A cada pregunta una cuchara con helado. Servido con generosidad. Cada uno que probaba merecía ser pedido. 
El manjar blanco está compuesto por leche condensada, leche de cocó y castañas de Cajú caramelizadas. PERFECTO. SIN PALABRAS 
El super Hit: Crema, Jengibre, Canela y Cascaritas de Limón. Picante, dulce, moderno. El mejor que probé en los últimos tiempos.
Sin embargo no pedí los anteriores. Porque cuando lo estaba por hacer apareció el gusto de Palta al Limón. Pedí este. Era una excelente oportunidad para probar la palta dulce que laura siempre me recuerda que se come en L. América.
Me sirvió el helado, un tamaño más grande que mediando. Caminé por la calle, metí mi boca en la Palta. Felicidad. Agarré el teléfono, llamé a Laura. Le dije: soy feliz, probé una de las mejores heladerías de los últimos tiempos y encima es de barrio.
El dulce de leche, muy parecido a los que probé en los últimos tiempos. Del estilo de las heladerías de antaño. Pedacitos de chocolates chiquitos, amargo. 


Desde hace tres días que estoy pensando en el cuándo será el día que volveré a comprar. Alguna excusa aparecerá.
Recomiendo esta heladería sin dudar un instante. HAY que ir. 


Contacto: http://www.heladosdumbo.com.ar





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada